jueves, 5 de abril de 2018

“El cartógrafo”, maravillosa obra de teatro


El sábado 24 de marzo pude disfrutar de una de las obras de teatro que más me han impactado: “El Cartógrafo”. Con un texto escrito por Juan Mayorga, que también la dirige, dos enormes actores, Blanca Portillo y José Luis García-Pérez, desarrollan un trabajo interpretativo digno de admiración.
El argumento es demoledor: Blanca, esposa de un trabajador de la embajada española en Varsovia, conoce la historia de una niña, nieta de un cartógrafo, que, por orden de su abuelo -que al no poder usar sus piernas estaba impedido para tal tarea- , elaboró un mapa del gueto. Con esta trama arranca un duelo interpretativo en el que ambos actores encarnan a más de un personaje, adentrándose en las entrañas del miedo, la muerte, la desesperación y la huida.

Un mapa representa una realidad, pero se puede utilizar para atrapar a la gente o para permitir que huya.

Al empezar la obra, se ve un escenario con apenas algunos muebles rojos, casi sin nada, como si se les hubiera olvidado montarlo todo. Pero no. Los actores van contando sus historias con un uso de la mímica y de las descripciones que te sumergen en la historia, haciendo que seas a la vez espectador y cómplice; desarrollando la imaginación hasta un límite en el que, prácticamente, eres capaz de ver ese mapa que los actores van dibujando.

Un mapa no solo representa un territorio. Se puede hacer un mapa de la alegría… y del dolor. Mapas para la paz y para llamar a la guerra.

Blanca buscará ese mapa y a esa niña, mientras nos describe todo el terror que algunos humanos vivieron mientras eran cazados por otros humanos.
No os perdáis el tráiler: “Mirar, escoger, representar”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario